Aunque podrían parecer anticuadas, las tarjetas de presentación están diciendo “NO” a la muerte en la era digital. Una tarjeta de presentación que se encuentra en el bolsillo o billetera de sus clientes es el recuerdo que mantendrá su negocio rodando en la mente mucho después de su interacción. Estas son 8 claves que harán que sus clientes digan “¡esto es lo que buscaba!” y corran a contactarlo.

1. Diga menos, exprese más

El diseño va primero y un breve texto viene después. El ojo humano siempre presta atención a la belleza, luego se centra en el contenido. La técnica de “Hágalo usted mismo” podría ahorrarle unos pocos pesos, pero un gran diseño profesional podría ayudarle a ganar millones. El diseño debe reflejar lo que se quiere comunicar. Su cliente debe ser capaz de recordarlo con sólo mirar sus tarjetas de presentación, incluso observándolas desde muy lejos.

2. Asuntos de contenido

El diseño es muy importante, pero el buen diseño debe ser también funcional. Estos son algunos consejos para el texto:

  • Mantener un tamaño de letra legible (piense en su abuela leyendo sus tarjetas de presentación.
  • Mantenga su información lo más corta posible (todos somos perezosos …).
  • Sea fácil de encontrar en el mundo digital y físico. No se olvide de la información más importante: su nombre y logo, nombre personal, cargo, correo electrónico, dirección, número de teléfono con prefijos telefónicos internacionales y regionales, redes sociales y dirección del sitio web.
  • Agregue un mensaje corto para que la gente sepa lo que hace (o lo que hace su empresa).

3. Seleccione el tamaño y forma correctos

Si sus tarjetas de presentación son demasiado grandes, no van a caber en cualquier lugar. Sin embargo, si son demasiado pequeñas serán fáciles de perder. La dimensión estándar para una tarjeta de presentación es de 3,5 por 2 pulgadas. Sin embargo, los tamaños y formas inusuales reciben mucha atención. Las esquinas redondeadas no son una necesidad, pero hacen que se vean mejor y sean más resistentes a dobleces en las esquinas (y no cortarán a sus futuros clientes). Si se siente creativo, recuerde que debe ser funcional, también.

4. Impresión de alta calidad

Incluso un galardonado diseño podría ser arruinado por una mala ejecución de impresión. Tenga en cuenta los siguientes consejos para una gran impresión:

  • Los materiales de alta calidad hacen que el producto sean más resistentes a doblarse y se sienten bien al tacto. (Los materiales más gruesos se sienten y se ven mejor).
  • A menos que tenga una impresora de alta tecnología (con un experto en impresión a su lado), siempre es mejor buscar un estudio de impresión profesional. Ellos le darán consejos y se asegurará de que todo sea correcto.
  • Tenga cuidado con los colores. Asegúrese de que tengan el mismo aspecto en el papel como en la pantalla.
  • Juegue con la impresión brillante y mate en la misma tarjeta de presentación para que se vean más profesionales.

5. Contenido interactivo (opcional)

Para hacer que las tarjetas de visita sean menos propensas a ser desechadas, agregue un poco de contenido interactivo, como los códigos QR, códigos promocionales, cupones, o herramientas útiles (por ejemplo, una regla o una llave). De esta manera no sólo está permitiendo que sus clientes lo recuerden, sino que además está siendo útil para ellos.

6. Revise antes de imprimir

Por favor revise su diseño de tarjetas de presentación, especialmente el texto una y mil veces. Revise todos los detalles, como los números, ortografía, letras, símbolos y colores antes de imprimir. Muéstrele el diseño a su familia y amigos; van a ver las cosas de manera diferente y puede que vean algo que usted pasó por alto.  Será su culpa (no de los impresores) para cualquier error en el diseño y el texto, y usted tendrá que pagar todo nuevamente.

7. Re-Revise después de la impresión

Insistimos, revise cada tarjeta de presentación una y otra vez. Parece una tarea difícil cuando tienes miles de impresiones, pero vale la pena. Algunos pueden verse bien, pero otros pueden quedar mal. No apruebe la impresión hasta que revise todo. Si el error fue cometido por la imprenta, pida una revisión, pero si era su culpa, usted podrá sentarse a llorar. No se preocupes, a veces pagando más para hacerlo bien es mejor que mostrarse a si mismo como un mediocre.

8. Técnicas para compartir

Piense en sus tarjetas de presentación como bienes preciosos que le está entregando a posibles clientes. Por ejemplo, diga algo significativo en el momento de darlas. Siempre mantenga algunas tarjetas en su billetera o en algún lugar donde no se doblen ni se ensucien, porque nunca se sabe dónde y cuándo usted encontrará a su próximo cliente (incluso en la playa).